Dicen que un papel no puede doblarse más de siete veces consecutivas, aunque en el vídeo consiguen hasta 10 veces con una hoja en formato cuadrado. Según el grosor del papel, la forma y tamaño de este determinan el número de pliegues posibles, llega un momento en que es físicamente imposible seguir realizando dobleces.

Pero matemáticamente si se puede demostrar el grosor del papel.

Se ha comprobado que con 10 dobleces y un grosor de 0,14mm se superaría el grosor del libro más gordo de la biblioteca:

210 · 0,14 mm = 1 024 · 0,14 mm = 143,36 mm = 14,336 cm

Y, más asombroso, con 22 dobleces se obtendría un grosor mayor que la altura de la torre Eiffel (324 m):

222 · 0,14 = 4194304 · 0,14 = 587202,56 mm = 587,20256 m

O como se comenta en el vídeo con 30 dobleces llegaría al límite de la atmósfera terrestre. Y doblando 50 veces se llegaría hasta el sol.