Se trata de una técnica tradicional que se basa en el golpe seco sobre el papel. Esto permite un acabado peculiar que otorga una personalidad única a cada pieza.

Laseiscuatro

Johaness Gutenberg, conocido orfebre alemán, inventó el letterpress en 1450. Buscando una manera de mejorar la productividad de su trabajo creó moldes de letras, de metal o madera, con las que componer palabras, frases y textos enteros.

Laseiscuatro2

Hoy en día es uno de los procesos de impresión que más se han recuperado, y es que los resultados hablan por sí solos.. Al tratarse de un proceso manual y artesanal hay que tener en cuenta unos cuantos parámetros.

letterpress-eyemagazine

Además del diseño (hay que evitar creatividades con superposición de colores o degradados así como cuerpos de letra inferiores a 6 puntos), el papel es muy importante. Al tener que recibir un golpe con presión es importante que las fibras sean flexibles. Por ello recomendamos usar papeles de algodón con un gramaje elevado. Buenos ejemplos son: Century Cotton Wove, ArcodesignMaterica, Woodstock, Sirio ColorSavile Row Plain, Nettuno, Freelife Merida.

TheGuardian

Las tintas juegan un papel clave en este tipo de impresión. Hay que tener en cuenta que al ser colores mezclados manualmente no se pueden conseguir tonos exactos de pantone ya que cada color es una pasada a través de la máquina, lo que representa que debemos confeccionar una matriz para cada tono.

Tallertipo

También tenemos la opción de no usar tinta y jugar solo con el relieve que le ofrece el golpe seco. Este es uno de los efectos más buscados, pues ofrece textura y carácter por si solo, un resultado vistoso.

 

AlanKitching

Alan Kitching es la leyenda viva más famosa en el mundo del letterpress. Con más de 50 años al servicio de la impresión se le considera el rey del DIY (ya que además, él confecciona todas y cada una de las piezas que intervienen en el proceso). Os recomendamos el libro: Alan Kitching: A Life in Letterpress

AlanKitching4

Si queréis saber más sobre este artista podéis leer la entrevista que le hicimos en la Pulp Journal número 6.