Hay muchas maneras de demotrar las aptitudes artísticas. Hay quien pinta, dibuja, hace instalaciones o esculpe. En el caso del artista alemán Simon Schubert, lo que se le da bien es realizar paisajes y perspectivas, pero no con pluma y pincel, sino a través del arte del origami.

Simon tiene un don para doblar y desboblar que a nosotros no ha dejado asombrados. Como muestra, aquí tienes su trabajo más reciente que incluye una colección de más de 100 imágenes que ofrecen diferentes puntos de vista del interior de una villa.

+en: simonschubert.de