close

3, 2, 1… 2020!

Noviembre. Hay quien cuenta los días para que llegue el descanso navideño. Hay quien prefiere dar el salto para dejar paso al año nuevo. Hay quien aprovecha para evaluar resultados y emprender los 12 nuevos meses con nuevos bríos. Sea como sea, los meses previos a las Navidades son una cuenta atrás jalonada de propósitos.

Para muchas empresas es el momento ideal para recordar a su comunidad de clientes y seguidores que ellos son la base de su proyecto empresarial. Cómo se les mima y se les fideliza es la clave que distingue a una empresa que prioriza este aspecto de otra que no lo hace. Y en un entorno Premium o de lujo esa priorización se vuelve esencial.

Para recordárselo hay incontables maneras. Pero una de ellas se lleva el gato al agua: los calendarios anuales. Porque menos es más y porque no hay fórmula más sencilla para colarse en los escritorios de clientes, seguidores y prescriptores y “estar” en su ángulo de visión, no sólo mes a mes, sino también día a día.

 

Su alta funcionalidad y el amplio abanico de posibilidades creativas que ofrece, dan a los calendarios un valor indudable como fórmula de marketing.

Por eso, más aún en este sector Premium, no vale cualquier opción. Es necesaria una propuesta distinguida que permita brillar a quien envía el calendario y que, a la vez, logren sentir único al cliente o seguidor. Para conseguirlo no hay recetas infalibles pero sí ingredientes básicos: el diseño y el papel empleado son, una vez más, un plus en el resultado final.

 

Ellos son el primer paso para construir lo que en el mundo del marketing se llama “experiencia del cliente” y lo que en Fedrigoni nos gusta definir como “ofrecer lo mejor de nosotros”. Nuestras gamas de papeles lo han hecho posible en numerosos ejemplos.

Las empresas que han apostado por esta fórmula han jugado con la creatividad, la calidad y el factor sorpresa para fidelizar a su comunidad y lograr que ésta se sienta parte de ellas, por su forma de hacer, crear y transmitir. El feedback que se recibe no tiene precio.

 

Y algo aparentemente tan sencillo como un calendario bien puede lograr ese efecto. Basta con dar un redoble de campanas con el diseño, elegir el mejor soporte para la creatividad y dejar al público con ganas de más.

Créditos de los proyectos

Diseño: Blou and Rooi para Arconvert
Papeles empleados: Materica

Diseño: Emeline Vivier
Papeles empleados: Sirio Sabbia 210g

Diseño: Calcco
Papeles empleados: Tintoretto Gesso 140g

Diseño: La Imprenta CG
Papeles empleados: X-PER Premium

prev next